Ansiedad de separación

Download Resource

Los perros con ansiedad de separación exhiben problemas de comportamiento cuando se los deja solos. Generalmente, presentarán una reacción de ansiedad dramática poco tiempo después de que sus dueños los dejen (entre 20 y 45 minutos). Los comportamientos más comunes son estos:

¿Por qué los perros sufren de ansiedad de separación?

No comprendemos por completo la razón exacta por la cual algunos perros sufren de ansiedad de separación y en circunstancias similares, otros no. Sin embargo, es importante entender que la destrucción y la suciedad que a menudo ocurren con la ansiedad de separación no son un intento por parte del perro de castigar o vengarse de su dueño por dejarlo solo, sino que son parte de una reacción de pánico.

La ansiedad de separación a veces ocurre en estos casos:

¿Cómo sé si mi perro tiene ansiedad de separación?

Dado que hay muchas razones para los comportamientos asociados con la ansiedad de separación, es esencial diagnosticar correctamente la razón del comportamiento antes de proceder con el tratamiento. Si la mayoría de las siguientes afirmaciones, o todas, son verdaderas acerca de su perro, es posible que tenga un problema de ansiedad de separación:

Qué hacer si su perro tiene ansiedad de separación

En caso de un problema de ansiedad de separación mínimo, es posible que las siguientes técnicas sean útiles. Para problemas más graves, estas técnicas deben utilizarse junto con el proceso de desensibilización que se describe en la próxima sección. También se recomienda buscar ayuda profesional para problemas más graves.

Técnicas de desensibilización para casos más graves de ansiedad de separación

El tratamiento principal para casos más graves de ansiedad de separación es un proceso sistemático de lograr que su perro se acostumbre a estar solo. Debe enseñarle a su perro a permanecer calmo durante las partidas “de práctica” y las ausencias cortas. Recomendamos el siguiente procedimiento:

Enseñar el “sienta-quieto” y el “échate-quieto”

Practique ejercicios de “sienta-quieto” y “échate-quieto” usando refuerzos positivos. Nunca castigue a su perro durante estas sesiones de entrenamiento. Incremente la distancia entre usted y su perro de manera gradual. Su objetivo es poder moverse fuera de la vista de su perro brevemente mientras permanece en la posición de “quieto”. El punto es enseñarle que puede quedarse calmado y contento en un lugar mientras usted está en otro. A medida que progresa, puede hacer esto durante el curso de sus actividades diarias normales. Por ejemplo, si está mirando la televisión con su perro al lado, levántese; dígale que se quede quieto y salga de la habitación. Cuando regrese, dele un premio y felicítelo con calma.

Soluciones temporales

Debido a que los tratamientos descritos anteriormente pueden llevar tiempo, y que un perro con ansiedad de separación puede producir daños graves a sí mismo y a su casa en el proceso, algunas de las siguientes sugerencias pueden ser útiles para lidiar con los problemas a corto plazo:

Qué no ayudará con un problema de ansiedad de separación