Cobayos

Download Resource

Los cobayos son robustos, afectuosos y grandes compañeros. Sin embargo, muchos creen que son mascotas de “bajo mantenimiento” cuando, en realidad, necesitan muchos cuidados y atención. A cambio, lo recompensarán con años de compañía.

HOGAR DULCE HOGAR

Cuanto más espacio haya en la jaula de un cobayo, ¡mejor! Para uno o dos cobayos, la jaula debe tener como mínimo 7,5 pies cuadrados (30” x 36”); si son dos, el tamaño ideal es de 10,5 pies cuadrados (30” x 50”). Si quiere tener más de dos cobayos, añada 1 o 2 pies cuadrados de espacio por cada uno que agregue. Las jaulas con malla o piso de alambre pueden lastimarles los pies. Además, a los cobayos les gustan las “casas” de madera, los túneles para desplazarse y las plataformas donde subirse.

Al elegir el revestimiento del piso y los objetos para la jaula, tenga en cuenta que los cobayos mastican todo lo que ven, así que elija elementos no tóxicos. Utilice una gran cantidad de material para revestimiento, como papel de periódico picado o materiales comerciales disponibles en tiendas de mascotas. NO use materiales como aserrín, virutas de cedro ni mazorcas de maíz, ya que pueden provocarles problemas respiratorios y digestivos, entre otras afecciones graves. Para ver opciones seguras, visite http://www.Guineapigcages.com/bedding.htm

A fin de que el entorno de su cobayo sea seguro, limpie su jaula de tres a cuatro veces por semana como mínimo.

HORA DE COMER

Los cobayos no producen vitamina C, de modo que un alimento comercial especial enriquecido con esta vitamina les dará lo que necesitan. No añada gotas de vitamina C en el agua de su mascota, ya que puede darle un sabor amargo y desalentarlo a beber.

Coloque una gran cantidad de heno de buena calidad, como Phleum pratense o Dactylis glomerata, para mantener bien su tracto digestivo. Además, puede complementar la dieta del cobayo con alimentos frescos, como zanahorias, lechuga oscura, pepino, vegetales oscuros, repollitos de Bruselas, maíz y varias frutas. Estos alimentos le servirán como fuente adicional de vitamina C y otros nutrientes. Siempre incorpore alimentos nuevos despacio y en pequeñas cantidades para reducir el riesgo de diarrea. Use un tazón de loza resistente que no pueda voltearse y sea fácil de limpiar. También coloque agua fresca en una botella de agua con pico y cuélguela para que pueda beber en todo momento. Para obtener más información sobre alimentos seguros para los cobayos, le recomendamos que consulte con su veterinario.

Muchas fuentes indican que coloque un rollo de sal para su cobayo, pero lamentablemente no existe consenso sobre el uso de este producto. Algunos dicen que evita las deficiencias de minerales, mientras que otros aseguran que demasiada sal provoca enfermedades. No obstante, si le da una dieta bien balanceada, este producto no debería ser necesario. Consulte con su veterinario antes de comprar cualquier tipo de sal o mineral para lamer.

CUESTIONES DE SALUD

Un cobayo bien cuidado puede vivir de cuatro a ocho años. Los machos pesan entre 1 y 2 libras y ½, y las hembras, un poco menos. Los cobayos maduran sexualmente entre las 4 y las 8 semanas de edad.

Se limpian solos con los dientes frontales, la lengua y las garras traseras, pero es necesario cepillarlos con frecuencia y darles baños de manera ocasional para que estén limpios y no se les enrede el pelaje, en especial, si la raza es de pelo largo. Utilice un cepillo de cerdas suaves para bebés o un cepillo de dientes. Como los dientes del cobayo crecen de manera continua, es esencial colocar una gran cantidad de heno (Phleum pratense) en todo momento, además de su alimento regular, para que pueda masticar. Las uñas de su cobayo también pueden crecer en demasía, lo cual le causa molestias y aumenta el riesgo de arañazos que usted puede sufrir. Pida a su veterinario que le muestre cómo cortarlas.

MANIPULE CON CUIDADO

Los cobayos se estresan con facilidad y los debe manipular con cuidado. Siempre hágale saber que usted está allí dejando que le huela la mano. También sobresaltan; hable en voz baja y calma, y haga movimientos lentos. Para levantar a su cobayo, siempre use las dos manos. Coloque una mano debajo del pecho, justo detrás de las patas delanteras, y la otra, con cuidado, sosteniendo las patas traseras. Una vez que lo esté sosteniendo con firmeza, levántelo y acérquelo al pecho o a la falda, para que no se agite. Los cobayos se sienten más seguros cuando están cerca de su cuerpo y tienen las patas sostenidas. Como no son muy ágiles, si se caen, pueden lastimarse mucho.

A los cobayos les encanta que les rasquen la cabeza y, en general, emiten un sonido similar al ronroneo de un gato para demostrar su agradecimiento. Además, si están contentos, a veces, hacen un movimiento espasmódico en el aire, que se conoce como popcorning. Cuanto más manipule a su cobayo, más amigable será. Los cobayos pueden ser bastante ruidosos y saludarlo con silbidos y chillidos.

DATOS SOBRE SU COMPORTAMIENTO

Los cobayos son criaturas sociables y disfrutan de la compañía de otros animales, en especial, de otros cobayos. Es más fácil juntar a dos bebés o a un bebé y a un adulto, pero también pueden juntarse dos adultos con éxito. Una buena manera de presentarlos es comenzar en un territorio neutral y controlar su comportamiento durante una hora como mínimo. Si se llevan bien, intente colocarlos en una jaula grande y limpia (que será su nueva casa) y supervíselos durante al menos una hora. Si sus cobayos no se llevan bien, conserve la calma y sepárelos con una toalla para que no lo muerdan. Si junta a un macho y a una hembra, no olvide castrar al macho, ¡si no, tendrá crías no deseadas!

Los cobayos tienen un buen sentido de la vista. También pueden reconocer todos los colores del espectro. Su oído es aún mejor que su visión, y responden con rapidez ante sonidos específicos. Los cobayos jóvenes les encantan saltar, así que puede construirle una pista con obstáculos para que se ejercite.

RECURSOS

http://www.cavyspirit.com/

Bielfeld, Horst. Guinea Pigs: A Complete Pet Owner’s Manual. Barron Book Series. Nueva York.

Willkie, Tom. A Beginner’s Guide to Guinea Pigs. T.F.H. Publications.