Cómo dejar a su perro recluido en su casa

Download Resource

Recomendamos que mantenga a su perro en el interior, salvo que usted esté presente para supervisarlo mientras esté al aire libre. Su perro es un ser social y debe socializar con usted y con el mundo que lo rodea. Al pasear a su perro con frecuencia (al menos dos veces por día), puede brindarle el ejercicio y el estímulo mental que necesita.

Si debe dejar salir a su perro, manténgalo en un patio cercado de manera segura para evitar que se pierda. También puede evaluar la posibilidad de proporcionarle un “corral” cubierto para perros o una jaula con una caseta dentro. Esta es una buena alternativa si no puede cercar un espacio para su perro o si tiende a escaparse del patio saltando la cerca.

Las leyes de Colorado exigen que alimente a su perro, le proporcione agua limpia en todo momento y se asegure de que tenga acceso a un refugio adecuado. De modo que, dentro de los límites seguros de su patio, brinde acceso a un refugio adecuado para la lluvia, la nieve, los vientos fuertes y otras inclemencias climáticas, y acceso al agua.

Cuando esté afuera, es mejor proporcionarle a su perro un recipiente antivuelcos para el agua o colocar el recipiente en un área en la que no pueda voltearse. Para evitar que se vuelque el recipiente de agua, también puede cavar un hoyo en el suelo y colocarlo allí a nivel del suelo, eso no solo evitará que se vuelque el agua, sino que también la mantendrá fresca. También se recomienda que le dé a su perro juguetes seguros que sean apropiados para su tamaño a fin de evitar que se aburra y se meta en problemas (consulte nuestro folleto “Juguetes para perros y cómo utilizarlos”).

Si a su perro le gusta vagar, no recomendamos que lo encadene ni que lo ate para evitar que se pierda. Es probable que un perro encadenado o atado sienta frustración, y eso puede llevarlo a tener comportamientos destructivos o agresivos. También podría enredarse en la cadena, cuerda o correa y, como consecuencia, lastimarse gravemente.

Sin embargo, si cree que debe encadenar o atar al perro, utilice un corredero para perros. Puede construir uno usted mismo. Para ello, deslice una arandela en una cuerda o un cable pesado y sujete los extremos entre dos postes o árboles. Luego, conecte la correa de su perro a la arandela. Asegúrese de que la correa sea lo suficientemente corta para evitar enredos, pero lo suficientemente larga como para permitir que su perro se eche. El corredero puede estar elevado o en el suelo. Deje al menos 15 pies de espacio libre para que su perro se mueva libremente y asegúrese de quitar los objetos o los residuos que podrían hacer que se enrede o se lastime. No fije el corredero del perro cerca de escaleras, cercas, plataformas o porches, y asegúrese de que esté a una distancia segura de todas las “rutas de escape” posibles. Cuando use un corredero para perros, nunca utilice un collar de ahorque, use un arnés de cuero o nailon. Sin embargo, incluso cuando su perro esté en un corredero, se recomienda que no lo deje encadenado afuera durante períodos prolongados.