Cómo a empezar bien con su gato nuevo y la caja de arena

Descargar Recurso

La mayoría de los gatos tienen una preferencia específica con respecto a dónde quieren hacer del baño. Siguiendo las sugerencias que se detallan en este folleto, usted podrá empezar con buen pie con su nuevo gato.

Ubicación

La mayoría de las personas tienden a colocar la caja de arena en un lugar fuera del paso, para minimizar el mal olor y las partículas de arena para gatos en la casa. A menudo, la caja de arena termina en el sótano, a veces, al lado de un electrodoméstico o en un piso de cemento frío. Este tipo de ubicación puede ser poco deseable por muchas razones, desde el punto de vista de su gato.

Si tiene un gatito o un gato mayor, quizá no pueda bajar un largo tramo de escaleras con el tiempo suficiente para llegar a la caja de arena. Como es nuevo en el hogar, es posible que no recuerde dónde está la caja de arena si está en una zona que no suele frecuentar. Es posible que su gato se sobresalte mientras usa la caja de arena si se enciende un horno, lavadora o secadora, y esa será la última vez que se arriesgue a enfrentarse a una situación tan alarmante. Si a su gato le gusta rasguñar la superficie alrededor de la caja de arena, puede ser que el piso de cemento sea poco atractivo.

Por lo tanto, es posible que usted deba hacer compromisos. La caja de arena debe colocarse en un lugar que le brinde cierta privacidad a su gato, pero también esta convenientemente ubicada. Si coloca la caja de arena en un armario o un baño, asegúrese de que la puerta esté abierta y trabada de los dos lados, para evitar que se quede encerrado o que no pueda entrar. Dependiendo de la ubicación de la caja, puede considerar hacer un agujero en la puerta del armario o agregar una puerta giratoria. Si la caja de arena está en una superficie lisa, resbalosa o fría, coloque una alfombra pequeña debajo de ella.

Tipo de arena

La investigación ha demostrado que la mayor parte de los gatos prefieren arena de grano fino, presumiblemente porque tienen una sensación más suave. Las nuevas arenas aglomerantes generalmente tienen granos más finos que la típica arena arcillosa. Sin embargo, las arenas arcillosas sin polvo de alta calidad tienen granos relativamente pequeños y pueden ser aceptables para su gato. La tierra para macetas también tiene una textura muy suave, pero no es muy absorbente. Si sospecha que su gato ha pasado tiempo afuera y es probable que haga del baño en sus plantas, puede probar mezclando tierra para macetas con su arena regular. No se recomiendan las arenas con gránulos o aquellas hechas de cáscaras de cítricos. Una vez que encuentre la arena que le gusta a su gato, no cambie de tipo ni de marca. Comprar la arena más barata o la marca que está de oferta puede hacer que su gato no utilice la caja de arena.

A muchos gatos no les gusta el olor de las arenas perfumadas o con desodorante. Por la misma razón, no es buena idea colocar un desodorizante o un ambientador cerca de la caja de arena. Colocar una capa delgada de bicarbonato de sodio en el fondo de la caja ayudará a absorber los olores sin repeler a su gato. El mal olor no debería ser un problema si la caja de arena está limpia. Si a usted le molesta el olor de la caja de arena, es probable que a su gato le moleste aún más y que no quiera hacer del baño allí.

Cantidad de cajas de arena

Debe tener al menos la misma cantidad de cajas de arena que de gatos. De ese modo, no se dará la situación de que un gato no pueda usar la caja de arena porque está ocupada. También puede considerar colocarlas en varios lugares en toda la casa, para que ningún gato “vigile” la zona de la caja de arena y evite que los otros gatos se acerquen a ella. También recomendamos que coloque al menos una caja de arena en cada nivel de la casa. No es posible designar una caja de arena particular para cada gato en su casa, ya que los gatos utilizarán cualquier caja de arena que esté disponible. Ocasionalmente, un gato puede negarse a usar la caja de arena después de que la haya utilizado otro gato. En este caso, será necesario mantener todas las cajas de arena extremadamente limpias, y es posible que necesite cajas adicionales.

Cubrir o no cubrir

Algunas personas prefieren utilizar una caja de arena cubierta, sin embargo, hay algunos problemas potenciales con el uso de este tipo de cajas. Quizás quisiera experimentar ofreciendo de las dos maneras al principio, para descubrir qué prefiere su gato.

Problemas potenciales

  • Es posible que se olvide de limpiar la caja de arena con la frecuencia necesaria, ya que “ojos que no ven, corazón que no siente”.
  • Una caja cubierta mantiene los olores adentro, por lo que será necesario limpiarla con más frecuencia que una abierta.
  • Es posible que una caja de arena cubierta no tenga espacio suficiente para que su gato gire, rasque, haga pozos o se ubique en la posición que quiere.
  • También puede que sea más fácil que otro gato se esconda y “tome por sorpresa” al usuario cuando sale de la caja. Por otro lado, una caja de arena cubierta puede dar una mayor sensación de privacidad, y es posible que los gatos tímidos la prefieran.

Limpiar la caja

Para satisfacer las necesidades del gato más exigentes, debe limpiar las heces de la caja todos los días. La frecuencia con la que cambie la arena dependerá de la cantidad de gatos que tenga, la cantidad de cajas de arena y el tipo de arena que utilice. Para la arena arcillosa, la guía general es dos veces a la semana pero, según las circunstancias, quizás necesite cambiarla cada dos días o una vez a la semana. Si limpia la arena todos los días, en el caso de la arena aglomerante, es posible que pasen dos o tres semanas hasta que necesite cambiarla. Si nota un mal olor o si la mayor parte de la arena está húmeda o aglomerada, es hora de cambiarla. No utilice químicos o productos de limpieza con olor fuerte cuando lave la caja de arena, ya que puede ocasionar que su gato la evite. Un lavado con agua y jabón debería ser suficiente.

Forros

A algunos gatos no les molesta tener un forro en la caja de arena, pero a otros sí. De nuevo, quizás es mejor probar si a su gato le molesta o no. Si utiliza un forro, asegúrese de que esté fijo en su lugar, para que su gato no lo enganche fácilmente con las unas o se mueva fuera de su lugar.

Profundidad de la arena

Algunas personas piensan que si ponen más arena en la caja tendrán que limpiarla con menos frecuencia. Esto no es cierto. La mayor parte de los gatos no usará la caja si tiene más de dos pulgadas de arena. De hecho, algunos gatos de pelo largo prefieren menos arena y una superficie lisa y resbalosa, como el fondo de la caja. La caja de arena se debe limpiar de manera regular, y agregar arena adicional no es forma de posponerlo.

Entrenar a los gatos para usar la caja de arena

No es posible entrenar a un gato para usar la caja de arena de la misma manera que entrenar a un perro. No es necesario enseñarle al gato qué debe hacer con la caja de arena. Lo único que debe hacer es proporcionar una caja de arena aceptable y accesible, utilizando las sugerencias que aparecen más arriba. No es necesario llevar a su gato hasta la caja de arena y mover sus patas en la arena; de hecho, no lo recomendamos. Esta podría ser una experiencia poco placentera para su gato y probablemente genere una asociación negativa con la caja de arena.

Si se presentan problemas

Si su gato comienza a hacer del baño en otro lugar que no sea la caja de arena, siempre debe llamar primero al veterinario. Muchas condiciones médicas pueden causar un cambio en los hábitos de la caja de arena de un gato. Si su veterinario determina que su gato está sano, la causa podría ser conductual. La mayor parte de los problemas de comportamiento con la caja de arena pueden resolverse con técnicas de modificación del comportamiento. El castigo no es la respuesta. Para situaciones prolongadas o complejas, comuníquese con un especialista en comportamiento animal que tenga experiencia con gatos.