Cómo preparar a su mascota para la llegada del bebé

Download Resource

La llegada de su nuevo miembro familiar traerá cambios para todos. Manejar la curiosidad, la ansiedad y la insistente búsqueda de atención de su mascota puede parecer una tarea abrumadora. Además de prepararse para la llegada del bebé, usted y su familia pueden ayudar a su mascota a adaptarse a los grandes cambios con anticipación haciendo cambios graduales antes de que llegue él bebe.

Sonidos y olores

La llegada del bebé agregará algunos olores y sonidos nuevos y diferentes a los que su mascota está acostumbrada, por eso, es importante presentarlos gradualmente en un ambiente tranquilo y agradable.

Cada vez que le presenta algo nuevo a su mascota, haga que la experiencia sea positiva. Acaríciela, dele premios y felicítela por su buen comportamiento cuando se le presente un nuevo olor o sonido.

Piense en los sonidos normales de su casa. ¿Su casa es silenciosa y hay poco ruido? En ese caso, ¿cómo reacciona su mascota a los ruidos como el de la aspiradora, un teléfono que suena o el silbido de una tetera? Si su casa suele ser ruidosa, es posible que, sencillamente, ignore los sonidos usuales; pero ¿cómo reacciona cuando sucede algo que no es normal? Cuanto más fuerte sea la reacción de su mascota a los sonidos inesperados, más importante es que usted la ayude a adaptarse a los sonidos del bebé que serán parte normal del ambiente de su casa.

Puede comprar un CD con sonidos de bebé. Comience con el volumen bastante bajo. Si su mascota no reacciona con intensidad a los sonidos, suba gradualmente el volumen hasta alcanzar un nivel normal. Mientras reproduce la grabación, felicite a su mascota y ofrézcale premios sabrosos. Repita estas sesiones todos los días hasta que llegue el bebé.

Tome prestados algunos olores de bebés. Sostenga el bebé de un amigo y absorba los olores de la loción, el talco y el alimento. Vaya a su casa directamente y pase unos momentos con su mascota de manera relajada y positiva. Hágale un masaje o juegue con él mientras el olor del bebé se mezcla con el suyo. Después de alrededor de una semana, agregue las fuentes reales de los olores de los productos que usará para su bebé. Pida prestado un pañal sucio y haga que su mascota se familiarice con ese olor también.

¡Pida prestado un bebé! Después de algunas semanas, combine los sonidos y olores de bebé (que, a esta altura, ya deberían ser conocidos para su mascota) con la atención y el bullicio de un bebé visitante. Asegúrese de que su mascota tenga puesta la correa y supervise de cerca todas las interacciones. Este es un excelente ensayo general de las visitas y la atención adicional que recibirán usted y su bebé durante las primeras semanas posteriores al parto.

Cuando finalmente nazca el bebé, haga que su pareja lleve a casa algo que el bebé haya usado en el hospital. Puede colocar el objeto cerca del recipiente de comida del animal o, simplemente, ofrecerle premios sabrosos mientras olfatea el objeto.

Ambiente

Si piensa redecorar o hacer modificaciones en su casa, hágalo con bastante anticipación a la llegada del bebé. Permita que su mascota explore las zonas prohibidas y, luego, prohíbale entrar a esas zonas antes del nacimiento del bebé. Las puertas de tela de alambre son barreras excelentes y económicas para las zonas en las que no puede entrar la mascota, como la habitación del bebé. Permiten que su mascota vea, huela y oiga todo lo que sucede, y usted puede hacer lo mismo. Si una habitación prohibida, en algún momento, fue un lugar preferido de su mascota, este será un gran cambio para el animal. Traslade sus objetos favoritos de esa habitación a otro sitio, si es posible, con la misma disposición.

Establezca un lugar cómodo y privado que su mascota pueda usar como refugio seguro. Seleccione una zona que pueda cerrar en caso de necesitarlo. La “zona segura” debe incluir un recipiente de agua, la cama de su mascota y algunas prendas sin lavar que tengan su olor. Si tiene un gato, también debe incluir una caja de arena en este sitio.

Su mascota puede elegir retirarse allí, o usted puede optar por encerrarla en esta zona segura cuando haya mucha actividad. Pase momentos positivos con su mascota en esta zona todos los días; si el animal debe pasar alrededor de una hora encerrado, no debe parecer un castigo. Durante esta transición, respete la necesidad de descanso y privacidad de su mascota. Esto será de especial importancia cuando el bebé pase a la etapa de gateo. Además de una zona segura, los gatos deben tener acceso a muchas rutas de escape, escondites y lugares donde esconderse.

Rutina

La rutina es importante para las mascotas. Deben saber qué esperar. Planifique con anticipación y comience a establecer rutinas nuevas en forma gradual desde el principio. Incluya en su horario ajustado al menos una vez al día, tiempo de calidad con su mascota, sin que haya competencia por su atención. Estos momentos sin el bebé son importantes para usted y para su mascota.

Reglas y modales

Refuerce los comportamientos positivos del perro siguiendo los pasos de “Nada es gratis en la vida” (consulte nuestro folleto). Si su mascota no ha aprendido los modales básicos, este es el momento de comenzar. Entrene a su perro para que se siente y se acueste cuando usted dé la señal. Las señales de “suelta” y “déjalo” también son comportamientos útiles, y serán particularmente importantes cuando tenga las manos ocupadas con el bebé y los accesorios.

Asegúrese de que su mascota comprenda en qué momento tiene permitido saltar sobre personas o cosas (si es que se lo permite). Por ejemplo, si el gato tiene acceso a cualquier superficie de su casa (como mesas, encimeras y otras), decida qué lugares estarán prohibidos tras la llegada del bebé. Comience a entrenar a su gato ahora para que no salte sobre esos lugares y proporcione muchos lugares altos alternativos que sean adecuados, por ejemplo, una torre para gatos. Los perros también deberían tener permitido saltar solamente cuando se les indica que pueden hacerlo.

Si a su mascota le gusta pasar tiempo en su regazo, enséñele a pedir permiso antes de subirse de un salto, siguiendo las instrucciones de “Nada es gratis en la vida”. No hace falta que elimine totalmente el tiempo en el regazo, tan solo limite el acceso a aquellos momentos en los que pueda prestarle toda su atención y ofrecerle el regazo para ella sola. Enséñele a su mascota que su voz, su mirada y su presencia también son formas positivas de atención, y que no es necesario que la acaricie todo el tiempo para mostrarle cariño. Puede hacer esto hablándole de una manera calmada y agradable mientras se recuesta o se sienta cómodamente a sus pies. Llame a su mascota por su nombre, sonríale y haga contacto visual con ella.

Después de la llegada del bebé

Después de que lleve el bebé a su casa, preste atención al modo en que usa la voz. ¿Solo le habla a su mascota con tonos negativos cuando el bebé está presente (“no”, “afuera”, “basta”, “alto”)? Si es el caso, definitivamente asociará sentimientos desagradables con la presencia del bebé. Mientras sostiene a su bebé, sonríale a su mascota y diga su nombre. Haga que el tiempo que pasa con el bebé también sea un momento placentero para su mascota.

Insista en los buenos modales desde el primer momento. No responda a gimoteos, ladridos ni otros comportamientos de búsqueda de atención. Dedique mucho tiempo y atención a su mascota cada vez que pueda, pero no cuando ella se lo exija. Planifique períodos cortos de juego, recompensas y acaricias, con y sin el bebé presente.

Estimule una relación positiva entre su bebé y su mascota haciéndolos participar en actividades que todos puedan disfrutar. Póngase cómodo en su silla favorita junto a una ventana con sol, con el bebé en su regazo y su mascota en una mesa junto a ustedes para que pueda acariciar a los dos al mismo tiempo. Salga a caminar con su bebé en y su perro.