Comprender la reactividad en los perros

Download Resource

Las reacciones no son agresiones. Una agresión implica la intención de hacer daño. Aunque la reacción puede parecer agresiva en su naturaleza, cuando su perro se pone a ladrar y a tirar de la correa, no existe la intención de hacer daño. Muchos perros reactivos viven bien con otros perros o juegan bien en los parques para perros, porque la reactividad existe solo cuando su perro reacciona a un estímulo específico. Los perros pueden reaccionar a varios estímulos diferentes, como personas, otros perros y bicicletas.

Hay muchas razones diferentes para la reactividad y varios niveles de intensidad. Como la reactividad es tan compleja, si su perro exhibe algún comportamiento reactivo, le recomendamos que obtenga ayuda profesional de un especialista en comportamiento animal que vaya a su casa. Las consultas telefónicas, incluida nuestra Línea de ayuda con problemas de comportamiento, pueden proporcionarle consejos sobre cómo manejar la reactividad. Sin embargo, para resolver completamente el comportamiento, se recomienda usar un especialista en comportamiento animal (consulte nuestro folleto: “Cuando la línea de ayuda con problemas de comportamiento no puede ayudar”).

Por qué ocurre la reactividad:

Frustración: Algunos perros, si están retenidos por un obstáculo como una correa o una cerca, pueden excitarse si ven a una persona, un perro o un objeto. Por ejemplo, cuando su perro está atado e intenta tirar hacia un estímulo específico, se encuentra con la tensión en la correa, lo que conduce a la frustración y aumenta el comportamiento reactivo.

Miedo: Algunos perros se vuelven temerosos al ver a una persona, un perro o un objeto. Esto puede ser el resultado de una experiencia específica de terror en el pasado del perro o debido a la falta de socialización. De cualquier manera, a medida que la persona, perro u objeto se acerca y su perro no puede irse debido a la correa, esto lo obliga a enfrentar el estímulo específico, lo cual causa reactividad.

Comportamiento aprendido: Cuando algunos perros ven un estímulo, como una persona, un perro o un objeto y proceden a acercarse, pero se encuentran con una aversión, como ser jalados por la correa, pueden comenzar a asociar el jalón de la correa a las personas, los perros o los objetos. Esto hace que reaccionen a los estímulos cuando se ven por primera vez, lo que a menudo resulta en más tensión en la correa y, con el tiempo, una escalada en el comportamiento reactivo.

Qué puede hacer

Qué no hacer