El perro asustado

Download Resource

Los perros pueden manifestar varios comportamientos cuando sienten miedo. Un perro asustado puede intentar escapar, puede mostrarse aplacado (evitar el contacto visual, orinarse por miedo, rodar y quedar panza arriba) o permanecer inmóvil en el lugar. Algunos perros ladran o gruñen al objeto que les causa miedo. En casos extremos de temor, el perro puede ser destructivo (por ansiedad general o en un intento por escapar) o puede perder el control de sus intestinos y, en consecuencia, hacer del baño adentro de la casa. Un perro asustado puede adoptar ciertas posturas corporales, como bajar la cabeza, pegar las orejas a la cabeza y meter la cola entre las piernas. También puede jadear, salivar, temblar o caminar de un lado a otro.

Causas del comportamiento temeroso

Determinar por qué el perro siente miedo no siempre es esencial para tratar su comportamiento temeroso, aunque el motivo del miedo dictará el éxito relativo del tratamiento. Un perro genéticamente predispuesto al temor general o que no haya sido adecuadamente socializado durante una etapa crítica de su desarrollo probablemente no responderá tan bien al tratamiento como un perro que siente un miedo específico en respuesta a una experiencia concreta. No obstante, es fundamental descartar cualquier motivo médico del comportamiento temeroso de su perro. Su primer paso debe ser llevar al perro al veterinario para una evaluación médica completa.

Qué puede hacer

Sin tratamiento, los comportamientos temerosos a menudo empeoran. Algunos temores, cuando se los trata, disminuirán en intensidad o frecuencia, pero es posible que no desaparezcan completamente. Una vez que se hayan descartado los problemas médicos, el primer paso para tratar el comportamiento temeroso de su perro es identificar qué desencadena su miedo. Si a su perro le asustan los ruidos fuertes, consulte nuestro folleto: “Ayude a su perro a superar el miedo a los truenos y otros ruidos alarmantes”. Si lo asusta quedarse solo, consulte nuestro folleto: “Ansiedad de separación”. La mayor parte de los miedos pueden tratarse usando el entrenamiento con clicker y técnicas de sustitución de estímulos (consulte nuestro folleto “Entrenamiento de perros con clicker”).

Entrenamiento con clicker

Desensibilización

Sustitución de estímulos

La sustitución de estímulos funciona mejor cuando se la utiliza junto con la desensibilización. Esto implica enseñarle al perro una nueva reacción ante el estímulo que le provoca miedo.

Expectativas realísticas

Algunas de las situaciones que atemorizan a los perros pueden ser difíciles de reproducir o controlar. Por ejemplo, si su perro le teme a las tormentas de relámpagos, puede reaccionar ante otros fenómenos que se dan durante la tormenta, como olores, cambios en la presión barométrica o cambios en la luz. Durante el proceso de desensibilización, es imposible reproducir todos estos factores. Si su perro les teme a los hombres, puede probar la desensibilización, pero si un hombre adulto vive en la casa y el perro está constantemente expuesto a él, esto puede alterar el proceso gradual de desensibilización.

Cuándo obtener ayuda

Como la desensibilización y la sustitución del estímulo pueden ser difíciles de hacer, y como los problemas de comportamiento se pueden incrementar si estas técnicas no se hacen correctamente, es recomendable obtener ayuda profesional de un especialista en comportamiento animal que vaya a su casa (consulte nuestro folleto: “Cuando la línea de ayuda con problemas de comportamiento no puede ayudar”). Es importante tener en cuenta que un perro atemorizado que se siente atrapado o es llevado al extremo puede volver agresivo. Algunos perros responden con agresividad ante cualquier cosa que los asuste (consulte nuestro folleto: “Comprender la agresión en perros”). Si su perro manifiesta cualquier comportamiento agresivo, como gruñir, intentar morder o enseñar los dientes, detenga todos los procedimientos de modificación del comportamiento y busque la ayuda profesional de un especialista en comportamiento animal lo antes posible.

Consulte a su veterinario

Es posible que existan medicamentos que ayuden a su perro a sentir menos ansiedad durante períodos breves. Su veterinario es la única persona habilitada y calificada para recetarle medicamentos a su perro. No intente darle a su perro ningún medicamento de venta libre o bajo receta sin consultar a su veterinario. Los animales no responden a los medicamentos igual que las personas, y un medicamento seguro para humanos puede ser letal para su perro. La terapia farmacológica en sí misma no reducirá los miedos y las fobias de manera permanente. En casos extremos, el mejor tratamiento puede ser la combinación de la modificación del comportamiento y los medicamentos.

Nuevos productos

Reconocidas empresas están comercializando productos que alivian la ansiedad y el estrés de los perros. Tenga en cuenta que estas opciones no son curas automáticas del miedo o la ansiedad, sino que deben utilizarse junto con técnicas de modificación del comportamiento. Consulte nuestro folleto “Alivie el estrés de su mascota” para obtener más información.

Qué no hacer