Enseñe a su perro a calmarse

Descargar Recurso

Definición:

“Relájate, quédate calmado”.

Usos prácticos:

El comando “calma” debe ser más relajado que “échate-quédate” o “sienta-quédate”; no hace falta que el perro mantenga una posición específica. Pueden usarlo en la sala de espera en el veterinario, o cuando salen de paseo y usted se detiene a hablar con un vecino.

Cómo enseñarle:

  • Siéntese en una silla con el perro con correa. Párese sobre la correa entre 12 y 15 pulgadas (para un perro mediano) desde donde se engancha al collar del perro. El perro debe tener suficiente longitud de correa como para permitirle sentarse, pararse o echarse, pero no lo suficiente como para permitirle saltar sobre usted.
  • Ignore al perro. Es trabajo de la mascota decidir de qué manera está más cómodo con la longitud de correa que le ha dado. La mayoría de los perros decide sentarse o echarse tras unos minutos. Mientras el perro no esté luchando contra la correa ni molestándolo a usted, use el clicker y dele un premio (C/T).

Agregar la señal:

Cuando el perro comience a ofrecer el comportamiento deseado (posición corporal relajada, sin luchar ni molestarlo a usted) en respuesta al hecho de que usted esté parado sobre su correa, diga “calma”. Haga esto unas 20 veces en dos sesiones de entrenamiento distintas.

En su próxima sesión de entrenamiento, comience diciendo la palabra de señal mientras se para en la correa. En forma gradual, “retrase” la señal hasta que pueda decirla antes de que el perro realice el comportamiento.

El paso siguiente:

  • Gradualmente, aumente el tiempo que su perro debe “calmarse” antes de hacer sonar el clicker. Logren unos 30 segundos de posturas corporales relajadas y sin que el perro fastidie. Incremente el tiempo de forma gradual, de a unos segundos por vez, en múltiples sesiones.
  • Si su perro comienza a molestarlo antes de que aplique C/T, vuelva a decirle “calma”, pero dele un premio de menor duración para que el perro logre hacerlo. Asegúrese de que el perro tenga al menos cinco logros antes de probar con una duración mayor.
  • Esquema variable de refuerzos: Hasta ahora, ha utilizado un “esquema continuo de refuerzos”, es decir, que el perro ha recibido un premio cada vez que realizó el comportamiento. Ahora, está listo para pasar a un esquema variable de refuerzos, lo cual significa que solo recibirá el premio algunas veces. Solo aplique C/T la tercera, la sexta, la segunda, la cuarta o la décima vez que realice el comportamiento.
  • Una vez que su perro realice el comportamiento tras la señal (al menos el 90 % de las veces que reciba la señal verbal) en un esquema variable de refuerzos, ya no necesitará el clicker para este comportamiento. No obstante, aún debe premiar al perro con frecuencia y de manera variable con felicitaciones o bocadillos, pero no será necesario usar el clicker… ¡hasta que decida enseñarle un nuevo comportamiento!

Consejos:

  • Comience con una sesión de “calma” de dos o tres segundos, y consigan llevarla a cinco minutos aproximadamente. Para un perro de menos de seis meses, mantenerse calmado dos o tres minutos es suficiente.
  • Para que esté calmado más tiempo, felicítelo o prémielo (no use el clicker) varias veces mientras se mantenga calmado, pero haga que lo sostenga.