Estímulos aversivos para perros

Download Resource

Un estímulo aversivo es algo que al perro le resulta desagradable (también se lo llama “castigo”). Puede utilizarse para desalentar que haga determinadas cosas o vaya a determinados lugares. Los estímulos aversivos son más eficaces cuando también se ofrece una alternativa agradable al lugar o a la acción que la mascota debe evitar. Experimente de manera cuidadosa y moderada cuando elija un estímulo aversivo, ya que las respuestas individuales varían. Usar un estímulo aversivo ligeramente desagradable para un perro puede ser aterrador para otro y no tener efecto alguno en un tercero. El objetivo es aplicar el estímulo aversivo en un nivel que haga que su perro evite la acción o el lugar sin volverse temeroso.

Uso de texturas como estímulo aversivo

Aplique estas texturas en los lugares de los cuales el perro debe alejarse y agregue juguetes o recompensas en los sitios apropiados para hacerlos más atractivos.

Interiores

Exteriores

Ambas opciones

Es posible que deba colocar un peso sobre el material o pegarlo con cinta para mantenerlo en su lugar. Para proteger los muebles o el acabado de los pisos de las sustancias pegajosas, adhiera un trozo de papel de aluminio o plástico grueso al material aversivo y asegúrelo con pesos o cinta. Las texturas aversivas son más eficaces en cachorros, perros pequeños o animales con bajo nivel de seguridad que en canes que no se amedrentan frente a los obstáculos. Puede adquirir distintas opciones comerciales de texturas aversivas fáciles de pegar en casi todas las tiendas de suministros para mascotas.

Uso de sabores como estímulo aversivo

Aplique estas sustancias en los lugares a los que su perro no deba acercar la boca y ofrezca un elemento adecuado para que mastique en su lugar.

Algunas de estas sustancias pueden dañar los muebles y el acabado de los pisos; asegúrese de probarlos en un lugar oculto primero. Salvo por la salsa caliente y la pimienta de Cayena, estas sustancias deberían ser seguras para su aplicación en la piel humana; sin embargo, es posible que algunas personas sean sensibles a ellas.

¡Sorpresa!

Estímulos aversivos manejados por control remoto:

Estos elementos se pueden usar para mantener a su perro alejado de lugares como el sofá o las mesadas. Están disponibles en tiendas de mascotas o pueden prepararse en casa, y se activan ante el comportamiento del perro, para que el dueño no deba estar presente al aplicarlas.

Estímulos aversivos manejados por personas:

Utilícelos para interrumpir conductas indeseadas, como ladrar o morder los muebles; luego, ofrezca una alternativa adecuada. Tenga en cuenta que los aversivos controlados por seres humanos pueden hacer que el perro se asuste de usted o que siga realizando el comportamiento cuando nadie está en casa o en la misma habitación que él.

ADVERTENCIA: Si el perro es temeroso, no use aversivos. Es posible que traigan más problemas que beneficios. Además, recuerde comenzar por el estímulo aversivo de menor nivel y probar con cuidado para ver qué funciona para su mascota.