Nada es gratis en la vida

Download Resource

¿Su gato demanda que lo acaricien o jueguen con él? ¿Lo ignora cuando usted lo llama? ¿Lo despierta para que lo alimente en medio de la noche? El método “Nada es gratis en la vida” puede ayudar. El método Nada es gratis en la vida no es una píldora mágica que resuelve un problema de comportamiento específico, sino más bien una forma de vida con su gato que lo ayudará a comportarse mejor, responder mejor y ser más adaptable a los cambios ambientales.

Cómo practicar el “Nada es gratis en la vida”

Con el uso de métodos de refuerzo positivo, enseñe a su gato algunos comportamientos o trucos. “Sienta”, “échate” y “ven” son comportamientos útiles. “Sacúdete”, “siéntate bonito” y “rueda” son trucos divertidos que se le pueden enseñar.

Una vez que el gato realice unos cuantos comportamientos a una señal, puede comenzar a practicar el método Nada es gratis en la vida. Antes de darle algo al gato (alimento, un premio, una sesión de juegos o rascarlo debajo del mentón), primero debe realizar alguno de los comportamientos que ha aprendido. Por ejemplo:

SI SU GATO DESEA:
Subir a su regazo.
DEBE:
Sentarse y, luego, cuando se le dé permiso, avanzar.

SI SU GATO DESEA:
Cenar.
DEBE:
Sentarse hasta que usted haya puesto el recipiente en el piso.

SI SU GATO DESEA:
Jugar con un juguete.
DEBE:
Sentarse o sacudirse a intervalos durante el juego.

Una vez que le haya dado la señal, no le dé lo que desea hasta que haga lo que usted pretende. Si se rehúsa a realizar el comportamiento, aléjese, regrese en unos cuantos minutos y comience otra vez. Si aún se niega a hacerlo, tenga paciencia y recuerde que, al final, tendrá que cumplir para obtener lo que desea.

Asegúrese de que el gato conozca bien el comportamiento y entienda lo que usted quiere antes de comenzar a practicar el método Nada es gratis en la vida.

Beneficios de la técnica:

La mayoría de los gatos asumen un rollo independiente o demandante hacia las personas. Demandar que trabaje por cada cosa que desea puede reducir esos comportamientos y aumentar su aceptación de interacción.

Algunos gatos pueden desplegar afecto con prepotencia, como golpear su mano con la cabeza para que lo acaricien, o “reptar” hasta su regazo para estar cerca de usted. La técnica de Nada es gratis en la vida le recuerda con amabilidad al gato “prepotente” que debe seguir nuestras reglas.

Realizar ciertos comportamientos a una señal puede ayudar a dar seguridad a un gato temeroso, lo que puede ayudarlo a ajustarse mejor a cambios ambientales o de situación.

Por qué funciona esta técnica:

Los gatos son compañeros afectuosos, pero aprenden con rapidez a manipularnos para obtener lo que desean. Pueden despertarnos a las tres de la mañana para que los alimentemos o insistir en que se los acaricie cuando uno intenta trabajar en la computadora. El método Nada es gratis en la vida establece una relación en la que el animal sabe que puede obtener lo que desea sin recurrir a comportamientos demandantes o perturbadores. Si practica este método con eficacia y amabilidad, le comunica a su gato que puede confiar en usted durante cualquier tipo de cambio. Como los niños son pequeños y pueden bajar al nivel del gato para jugar, los gatos los consideran amenazas. Con la supervisión de un adulto, es buena idea alentar a los niños de la casa (de ocho años o más) a practicar el método Nada es gratis en la vida con su gato. Eso ayudará a que el gato confíe en los pequeños para interactuar sin causar daños.