Por qué muerden los perros: una guía para niños

Download Resource

Es importante saber por qué muerden los perros y qué hacer para estar seguro. Los perros pueden morder por los siguientes motivos:

Entusiasmo

Los ruidos y los movimientos que hace cuando juegas les resultan muy llamativos a los perros. Cuando juegan con otros perros, suelen hacerlo bruscamente, usando sus dientes y sus uñas afiladas. A veces, se olvidan de que no pueden jugar de la misma manera contigo. Como los perros no tienen manos, usan la boca para tomar los objetos. Entonces, te pueden lastimar por accidente, solo porque están muy entusiasmados.

Lo que debes hacer: Juega de manera suave y tranquila. Si el perro se entusiasma demasiado, quédate quieto hasta que se calme y, luego, aléjate. Tómate un rato antes de volver a jugar con él para que ambos se calmen.

Dolor o enfermedad

Cuando un perro padece dolor, no entiende de dónde proviene. Si lo tocas, tu mascota puede pensar que le estás causando ese dolor y podría morderte para evitar el dolor.

Lo que debes hacer: Si el perro actúa como si estuviera enfermo o lastimado, déjalo, aunque pertenezca a tu familia. Cuéntale lo que sucede a un adulto para que pueda conseguir ayuda médica para él.

Protección de sus pertenencias

Un perro puede proteger cualquier cosa que sea importante para él: sus juguetes, su cama, sus recipientes con agua y alimento, las personas que viven con él, su jardín, su casa y hasta su coche. Si te acercas a algo que, para el perro, tú tienes prohibido, ¡puede morderte para que te alejes de sus cosas!

Lo que debes hacer y lo que no: Nunca entres en un jardín donde se encuentre un perro que no conoces. No extiendas la mano por la ventanilla de un coche o una verja para acariciar a un perro. No acaricies a un perro que esté amarrado. No toques las cosas de un perro, como su cama o sus platos de alimento.

Miedo o sorpresa

Los movimientos rápidos y repentinos o los ruidos fuertes son temerosos para los perros, que pueden morder para protegerse. Si un perro cree que tú puedes hacerle daño, tal vez, no sepa cómo escapar, entonces se protegerá mordiendo.

Lo que debes hacer: Cuando te encuentres cerca de un perro que no conoces, quédate quieto y muévete despacio. Siempre pídele permiso al dueño del perro antes de acariciarlo. Si el dueño te dice que puedes hacerlo, extiende la mano con la palma hacia abajo. Deja que el perro se acerque a ti para olisquear el dorso de tu mano. Siempre acarícialo primero debajo de la barbilla. Si el perro está durmiendo, no lo molestes. Puedes volver para acariciarlo o jugar con él cuando se despierte.

Si el dueño no está y no puedes pedirle permiso para acariciar al perro, ¡NO LO MOLESTES!

Señales de advertencia

Observa y escucha las advertencias que dan los perros para comunicar que están alterados. Si echa las orejas hacia atrás o tiene las patas muy rígidas, es probable que te esté indicando que se siente amenazado y que se protegerá si debe hacerlo. Si se le eriza el pelo del lomo, esa es otra advertencia. Si el perro gruñe o ladra mostrando los dientes, significa que está listo para morder. Las señales de advertencia que dan los perros muestran que estás haciendo algo que no les gusta, ¡así que deja de hacerlo!

Si crees que un perro está a punto de morderte:

Lo que NO debes hacer:

Si te muerde un perro

Si te muerde un perro u otro animal, debes hacer lo siguiente: