Presentar de su nuevo perro a su perro actual

Download Resource

Los animales que viven en grupos, como los perros, establecen relaciones mediante las cuales los individuos involucrados interactúan y viven juntos. Los papeles que desempeñan los individuos dentro de las relaciones pueden cambiar cada día y con cada situación. Estas relaciones también tardan en construirse, por eso es importante hacer las presentaciones adecuadas para ayudar a los perros a adaptarse el uno al otro y comenzar a establecer la relación.

Técnicas de presentación

Elija un lugar neutral: Presente a los perros en un lugar neutral para que sea menos probable que su perro actual vea al nuevo como un intruso. Cada perro debe ser controlado por una persona. Ambos perros deben tener correa; llévelos a un lugar que no le resulte familiar a ninguno, como un parque, el jardín del vecino, o pueden ir a caminar juntos. Si adopta un nuevo perro de un refugio, recomendamos traer a su perro actual al refugio y presentarlos antes de adoptar.

Si actualmente tiene más de un perro en su casa, es mejor que las presentaciones se hagan de a una por vez. Dos o más de los perros que ya viven en su casa podrían ser propensos a unirse contra el nuevo.

Utilice refuerzos positivos: Desde la primera reunión, desea que ambos perros esperen que sucedan “cosas buenas” cuando estén en presencia del otro. Con las correas flojas, deje que se huelan, que es un comportamiento de saludo canino normal. Mientras lo hacen, hable en un tono feliz y amigable, nunca utilice un tono de voz amenazante. Luego de un tiempo corto, llame la atención de ambos perros y ofrézcale a cada uno un premio por obedecer una orden fácil como “sienta” o “quieto”. Lleve a los perros a caminar y deje que se huelan e investiguen entre sí en intervalos. Continúe con el tono de voz amistoso, premios y órdenes simples.

Tenga en cuenta las posturas corporales: Una postura corporal que indica que todo está bien es la
“reverencia de juego”. El perro flexionará las patas delanteras hacia el piso y dejará la cadera arriba. Esta es una invitación a jugar que suele provocar un comportamiento amistoso por parte del otro perro. Esté atento a las posturas corporales que indican una escalada en la respuesta, esto incluye cuando se eriza el pelo en el lomo del otro perro, muestra los dientes, hace gruñidos profundos o mira fijamente en forma prolongada. Si ve dichas posturas, interrumpa la interacción de inmediato y dirija el interés de ambos hacia otra cosa en forma calma y positiva. Por ejemplo, haga que las dos personas a cargo de los perros los llamen, les pidan que se sienten o se acuesten, y les den un premio. Ambos perros se interesarán en los premios, lo cual evitará que la situación escale hasta llegar a una agresión. Intente dejar que interactúen de nuevo, pero esta vez por menos tiempo o a mayor distancia uno del otro.

Llevar al perro a su hogar: Cuando los perros parecen tolerarse uno al otro sin respuestas temerosas o agresivas, y los comportamientos de saludo de investigación han disminuido, puede llevarlos a su hogar. Optar por llevarlos en el mismo vehículo o en diferentes vehículos dependerá de algunos factores: sus tamaños, qué tan bien se portan en el automóvil, qué tan buena fue la presentación inicial y cuántos perros hay.

Una vez en su hogar: No deje a los perros solos hasta que esté seguro de que se llevan bien.

Presentar de cachorros a perros adultos

Los cachorros suelen molestar a los perros adultos sin piedad. Antes de los cuatro meses, es posible que los cachorros no reconozcan las posturas corporales sutiles de los perros adultos que indican que ya ha sido suficiente. Los perros adultos bien sociabilizados y de buen temperamento pueden fijar límites con cachorros que gruñen o muestran los dientes. Estos comportamientos son normales y deben permitirse. Los perros adultos que no son muy sociables o que tienen una historia de pelear con otros perros pueden intentar establecer límites con comportamientos más agresivos, como morder, lo cual puede lastimar al cachorro. Por este motivo, no se debe dejar a un cachorro solo con un perro adulto hasta que esté seguro de que el cachorro no está en peligro. Asegúrese de darle al perro adulto un tiempo tranquilo lejos del cachorro, y quizás prestarle atención de forma individual.

Cuándo obtener ayuda

Si la presentación de un nuevo perro en la casa causa problemas, comuníquese con un profesional en comportamiento animal de inmediato. Los perros pueden lastimarse mucho en las luchas, y cuánto más tiempo continúe el problema, más difícil será resolverlo. Los conflictos entre perros pueden resolverse con frecuencia con ayuda profesional. El castigo no funcionará y podría empeorar la situación.

Consulte nuestros folletos

“Una guía para encontrar ayuda profesional para los problemas de comportamiento animal”
“Rivalidad canina”
“Comprender el comportamiento agresivo en los perros”